Este increíble lugar se ubica entre los municipios de Texcoco y la localidad de Río Frío, en Ixtapaluca, Estado de México; a una altitud de 4,125 metros sobre el nivel del mar (MSNM).

En la cima de la montaña, encontrarás una estructura prehispánica que fue un centro ceremonial de los pueblos mesoamericanos, en donde rendían culto al dios de la lluvia: Tláloc.

Este es el centro ceremonial más alto, construido sobre una montaña. Incluso mayor que Machu Picchu (que está a 2,430 MSNM).

Eso no es lo único impactante. Los hallazgos indican que el lugar fue construido probablemente alrededor del año 800 A.C., estamos hablando de hace casi tres mil años, convirtiéndola en la estructura más antigua de la que hasta hoy se tenga noticia.

El templo tuvo su esplendor durante la hegemonía mexica.

Cima del Monte Tláloc. Zona Arqueológica

Los Aztecas o Mexicas, no fueron los únicos que utilizaron este recinto. También otras culturas, como los Cuicuilcas, Teotihuacanos y Toltecas.

Este lugar era tan importante en la vida prehispánica que, de acuerdo a los registros de Fray Bernardino de Sahagún; acudían a él los señores de Texcoco, Tenochtitlán y Tlacopan (quienes integraban la Triple Alianza). En forma de peregrinación y tras largas caminatas, llegaban hasta la cima para dejar ofrendas y sacrificios para pedir lluvia al dios Tláloc.

El edificio prehispánico ubicado en la cima de la montaña, está conformado por una calzada de 150 metros de largo (por donde se recibían las peregrinaciones que acudían a este lugar de adoración) y una plataforma rectangular de 50 por 60 metros.

En 1539 Fray Juan de Zumárraga ordenó la destrucción de este templo.

Altar dedicado a Tláloc. Zona Arqueológica

La Montaña Fantasma

En los últimos años, el lugar se ha popularizado y es en el mes de febrero cuando recibe un gran número de visitantes, debido a un efecto óptico en donde la salida del sol justo detrás del Pico de Orizaba y en conjunto con los volcanes Malinche y Sierra Negra, forman una silueta que aparenta ser una sola montaña. A este fenómeno se le ha llamado “La montaña fantasma”.

La sombra del monte Tlaloc 

Espectadores del inicio del año nuevo mexica

Iztaccíhuatl y Popocatépetl vistos desde la cima del Monte Tláloc

Hay un debate sobre lo bueno y lo malo de la popularización de este evento en redes sociales. Por un lado, es un motivo para conocer más nuestro pasado y la cultura que una vez floreció en el Valle de México y a lo largo del país. Por otro, está el peligro de deteriorar la zona que ha sido reconstruida de forma profesional por personal del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Visitantes en el Monte Tláloc. Montaña Fantasma

Como buenos montañistas, debemos respetar a la montaña, evitando modificar el ambiente al tirar basura o llevándonos “recuerdos” como plantas o rocas. En particular se recomienda respetar las piedras que conforman el templo y evitar subir a los muros de la zona. Aunque está de más decirlo evita consumir drogas y alcohol en esta zona.

Amanecer desde el Monte Tláloc

¿Cómo llegar?

Hay dos caminos principales. El primero es por Texcoco hasta la comunidad de San Pablo Ixayoc, por el camino del Acueducto. La segunda opción es por la comunidad de Río Frio, por la carretera México - Puebla.

Monte Tláloc. Zona Arqueológica

Otros datos interesantes:

  • Desde la cima del Monte Tláloc es posible ver los volcanes Iztaccíhuatl y Popocatépetl desde una perspectiva única.

  • El monolito de Tláloc que se encuentra en el Museo Nacional de Antropología e Historia fue encontrado en la comunidad de San Miguel Coatlinchan, en las cercanías del Monte Tláloc.

  • En la región se continuó con la adoración a Tláloc después de la destrucción del templo, por lo que aún es posible encontrar material  de cerámica en la zona.

  • Según la tradición oral de las comunidades cercanas, se continuó con el sacrificio de niños ofrendados a Tláloc para garantizar la época de lluvias, esto ocurrió incluso durante el siglo XX.

Figura de Tláloc. Ofrenda

Si quieres conocer esta increíble montaña contáctanos para brindarte la mejor experiencia. Hay una zona de acampado que resguarda perfectamente del viento y la lluvia a los visitantes (con el equipo adecuado), e incluso con vehículos especiales todo terreno y dependiendo del clima, es posible llegar hasta la zona de acampado.

© 2020 by Soma Adventures.